Viernes 24 de marzo del 2017

Nombre: 

Alberto y María

Localización: 

Petén, Guatemala

Año: 

2016

Tras repetir esta experiencia de voluntariado por tercera vez consecutiva, en primer lugar, tenemos que decir que creemos que este tipo de experiencias son únicas y vivenciales y que es difícil expresar en palabras lo vivido y lo sentido.  La experiencia que hemos tenido cinco voluntarios de Salesianos Aranjuez en Guatemala ha marcado nuestra vida y nuestros corazones, pues hemos podido conocer una realidad salesiana muy distinta de la nuestra y que nos permite abrir las miras y entender lo grande que es el carisma salesiano y la labor misionera de la Iglesia. Nuestro grupo de voluntarios convivió con la comunidad salesiana de San Benito (Petén), una comunidad de tres salesianos, un grupo de personas que entregan su vida diariamente y que disfrutan realizando su trabajo por y para los jóvenes. El trabajo de nuestro voluntariado se ha centrado en niños y jóvenes, en concreto hemos realizado actividades y dinámicas con niños de los diferentes barrios de la localidad y de tres aldeas que dependían de la parroquia; además, hemos tenido la suerte de organizar encuentros con jóvenes de la zona que consistían en un momento de grupo formativo y de fe y después una oración juvenil con los mismos.

La comunidad también nos encargó hacernos cargo de la formación de los acólitos y monaguillos, esta formación se desarrollaba los sábados por la mañana y consistía en sesiones formativas y en dinámicas. Una vez a la semana participábamos en el grupo Don Bosco que es un grupo de maduración en la fe para jóvenes menores de 18 años, con este grupo hemos realizado actividades diversas y hemos logrado un gran grado de profundidad. Además, todos los fines de semana participábamos en el oratorio que los salesianos han comenzado a organizar en San Benito y que va calando en los niños y jóvenes de la localidad.

Hay que decir que el trabajo realizado por la comunidad salesiana es encomiable, pues su entrega y disposición es total. Hay un gran trabajo en pastoral de la mujer, pastoral educativa y pastoral de migración.

 

 

 

También, hemos conocido la triste realidad sanitaria del país y sus escasos medios, pues visitábamos el hospital departamental para entregar atol y panecillos a los acompañantes de los enfermos. Estos enfermos están en condiciones infrahumanas y con mucha falta de limpieza e higiene. En estos momentos te das cuenta lo poco que vale la vida humana. Menos mal, que hay grupos de personas allí que intentan mejorar esas situaciones, cuanta caridad hemos visto en la comunidad de personas de San Benito.

A nivel personal, creemos que lo triste de estas experiencias es que si tu estancia se prolonga en el tiempo, puedes llegar a acostumbrarte a que la vida sea así, como ellos mismos dicen, si tú les preguntas por la inseguridad, por las matanzas, por la pobreza, ellos son capaces de detectarlas, pero está dentro de su forma de vida, y se han acostumbrado a ello.  Es duro escuchar a un joven decir que en este año han matado a dos amigos suyos, es difícil escuchar a una madre que te diga que tiene doce hijos pues tres llegarán a la vida adulta, es duro ver que hay niños desnutridos y que hacen como mucho una comida al día, es muy duro ver como asesinan a otra persona en un atraco, es difícil aceptar que hay familiares que abusan de niñas de su familia, es preocupante ver a mujeres que son tratadas como animales… pero lo más duro es ver que a 100 metros de donde se dan estas situaciones hay hoteles de lujo y turismo, y que se vive como en un mundo paralelo. Destacamos de la experiencia la vivencia de Dios, te das cuenta que Dios, quiere que personas entreguen su vida por otras personas, y te das cuenta que estas personas cuanto más sufren más creen en Dios.

 

                                                                                                         Alberto Toledo y María González

Categoría: 

left

Jóvenes y Desarrollo es una Organización No Gubernamental Salesiana sin ánimo de lucro.

Jóvenes y Desarrollo tiene un firme compromiso con la transparencia y el buen gobierno.