Martes 14 de agosto del 2018

Imagen de JyD
Publicado por JyD on March 08, 2018
En Jóvenes y Desarrollo, Solidaridad Don Bosco, Vols y Misiones Salesianas reivindicamos el papel de la mujer en el 'Desarrollo' en el 'Día internacional de la mujer' 
 
“Estoy feliz. Ya sé leer, escribir, hacer sumas y restas… En el mercado ya no me engañan”, dice Moupke. Tiene 43 años y siete hijos y ha estado yendo a los cursos de alfabetización para mujeres del Centro Don Bosco de Kara (Togo). “Muchos hombres piensan que las mujeres no tenemos demasiado que aportar… Sólo quieren que la cena esté lista cuando ellos vuelven a casa”, añade.
Sin embargo, la participación de la mujer es fundamental en el desarrollo de los pueblos y en la lucha contra la pobreza. Por este motivo queremos reivindicar, en el Día Internacional de la Mujer que se celebra el 8 de marzo,  la importancia de las mujeres como agentes de desarrollo en sus comunidades y como columna vertebral de las familias.
Desde nuestras organizaciones apostamos por superar las estructuras que crean desigualdad y por proteger y garantizar los derechos de las mujeres y niñas para que sean iguales a los de los hombres. Y para ello creemos que la educación es fundamental. Una niña que acude a la escuela tardará más en casarse y tener hijos, mejorará la higiene y la alimentación familiar, querrá que sus hijos vayan a la escuela, participará en la toma de decisiones y conocerá sus derechos y obligaciones como ciudadana.
El futuro al que aspiramos es un futuro donde hombres y mujeres tengan las mismas oportunidades. “Nuestro sueño es que en el menor plazo posible tengamos sociedades donde la igualdad sea la normalidad y la base para el desarrollo de cualquier pueblo”, explica Jesús Corujo, coordinador de las ONGD Jóvenes y Desarrollo, Solidaridad Don Bosco y VOLS. Sin igualdad de género no hay desarrollo.
“El mundo no se puede permitir excluir al 50% de su población. Las mujeres y las niñas deben tener su espacio y la comunidad internacional tiene que escuchar sus peticiones”, explica Ana Muñoz, portavoz de MISIONES SALESIANAS. De cada diez personas pobres en todo el mundo, siete son mujeres. Nacer mujer significa tener más probabilidades de vivir en la pobreza y en la exclusión.
El apoyo a miles de mujeres y niñas a través de proyectos de acogida para las más vulnerables, de alfabetización, de educación, maternidades, actividades y charlas para que conozcan sus derechos, formación de lideresas locales… son algunas de las acciones que los Salesianos llevan a cabo en más de 130 países. La educación de niñas y mujeres es clave para favorecer su autonomía y para que tengan voz propia.
 

 

left

Jóvenes y Desarrollo es una Organización No Gubernamental Salesiana sin ánimo de lucro.

Jóvenes y Desarrollo tiene un firme compromiso con la transparencia y el buen gobierno.